lunes, 27 de octubre de 2014

Índices clave para inversionistas

Una vez que se tiene definida la estrategia, aproximarse con inversionistas requiere estructurar una presentación que les permita conocer el estado actual de la empresa y tener una idea de las fortalezas y debilidades de la misma.

Dentro de esto, es importante mencionar 3 índices que son clave en la parte financiera para calcular y mostrar a inversionistas potenciales.

1. Burn Rate ($)

Ganancias - Costos

El objetivo es observar si existen números negativos, a las ganancias y los costos. Indica a los inversionistas la cantidad aproximada de la inversión que el proyecto necesita en realidad para manternse a flote.

Burn Rate = $20,000 - $30,000 = -$10,000

Por ejemplo una startup gana $20,000 pesos netos al mes, pero sus gastos fijos son de $30,000 pesos. Esto significa que su Burn Rate es de $10,000 pesos mensuales.


2. Runway (Meses)

Balance / Burn Rate

Tomando en cuenta el ejemplo anterior, el índice "Runway" nos enseña en cuantos meses la empresa se gastaría la inversión tan solo por las pérdidas de dinero con los flujos de caja negativos.

Runway = $100,000 / $10,000 = 10

Por ejemplo, si una empresa obtiene $100,000 pesos de inversión, el dinero invertido se terminará en 10 meses si continúa en números rojos durante todo ese tiempo.

3. Cash outdate

Fondos actuales + Runway


Esto básicamente se refiere a indicar cuanto tiempo realmente tiene la empresa si sigue "quemando" el dinero al no tener un flujo positivo. Si la empresa tiene lo suficiente para mantenerse por 2 meses antes de la inversión, entonces tendrá 12 meses totales antes de quedarse sin dinero.

Es importante mencionar que un buen manejo del flujo de caja es una pieza clave al acercarse con inversionistas. Tener las cuentas claras dentro de las finanzas de la empresa hará ver a los inversionistas el potencial real de la empresa, y hay que recordar que la parte financiera es solo un aspecto que los inversionistas toman en cuenta dentro de la evaluación, por lo que el conocer estos índices ayudará a dar una idea real del negocio.

La honestidad es la clave para mostrar un proyecto que necesita financiamiento.




Fuentes: Innobius, NSF, Entrepreneur, Mark Suster

lunes, 20 de octubre de 2014

Inversionistas Angel vs. Capital de Riesgo

El financiamiento dentro de una empresa es el factor clave para crear o hacer crecer un negocio. Es importante para las empresas conocer las opciones y explorar las posibilidades de financiamiento a través de inversionistas privados.

En muchas ocasiones, pricipalmente para las empresas de base tecnológica, se convierte en un problema el acceder a fondos de inversión por diversas razones. Primero, el que desarrolla la idea generalmente desea obtener al 100% las ganancias del mismo al ser el dueño de la tecnología, por lo que el ceder un porcentaje del negocio se vuelve en la mayoría de los casos una situación difícil de negociar. Segundo, las empresas de base tecnológica normalmente están integradas por personas altamente científicas en donde es difícil estructurar una propuesta de negocios que responda a las preguntas que los inversionistas pueden tener. Y finalmente, el acceso a fondos de inversión es complicado en general si no se tienen un plan.

¿Cómo saber que pasos tomar en el camino al financiamiento?


Es importante primero diferenciar los inversionistas angel con respecto a los fondos de capital de riesgo (o VC - venture capitalist) y tener una idea clara de la situación de nuestro negocio para integrar una propuesta.

He aquí las diferencias básicas entre estos dos tipos de inversionistas:


Con respecto a los inversionistas ángeles, estos se pueden acceder a través de plataformas de crowdfunding en donde se tiene que explicar la idea de negocio y diversas personas, de forma anónima generalmente, aportan el dinero necesario para establecer la empresa. En otras ocasiones, existen personas que deciden apoyar una empresa porque les gusta la idea y se involucran como mentores de la misma para sacar adelante el proyecto. También existen organizaciones que agrupan empresas y personas dispuestas a invertir en proyectos de nuevas empresas. Finalmente, existen iniciativas o concursos que apoyan con fondos a las mejores propuestas.

En cuanto a los inversionistas de capital de riesgo, este tipo de fondos buscan empresas que se han destacado en un corto tiempo (al menos durante 18 meses o hasta 3 años) y muestran una tendencia de crecimiento exponencial que permita al negocio ganancias millonarias en menos de 10 años, que ya tengan una base de clientes estables y/o estén en proceso de escalamiento.

De acuerdo a la clasificación de VC, se apoyan empresas que requieran desde 1 hasta 3 millones de dólares aprox (micro VC), de 3 a 7 millones de dólares (Empresas Serie A) y de 5 a 15 millones de dólares (Empresas Serie B). Los despachos de fondos de capital de riesgo se especializan en una o más de las diferentes clasificaciones de empresas.

¿Cómo saber cuanto dinero necesito?

Se recomienda identificar los objetivos a corto y mediano plazo y calcular costos necesarios para las diversas actividades. Es importante sumar un excedente de al menos 30% y/o 6 meses de financiamiento y tomar en cuenta costos fijos y variables de la organización, así como los costos de Propiedad Intelectual.


En el próximo post exploraremos los diferentes indicadores e información clave que se debe tener para los inversionistas.





Fuentes: Innobius, NSF, Mohr Davidow Ventures

lunes, 13 de octubre de 2014

Cleantech Challenge México 2014

El Cleantech Challenge México en su quinta edición 2014 recibió cientos de propuestas con ideas innovadoras y ecológicas por parte de emprendedores preocupados por ofrecer nuevas propuestas a los problemas ambientales que se viven en México.

De todas estas propuestas, se seleccionaron 64 para entrar al concurso nacional. Durante 6 meses estas empresas recibieron capacitación, asesoría personalizada en negocios y a través de varias etapas se seleccionaron a los 5 mejores proyectos como finalistas del concurso. El ganador se llevó $250,000 pesos y la oportunidad de recibir el financiamiento necesario para su proyecto.

En paralelo se entregó el Premio Banamex a la empresa sustentable en donde participaron todos los finalistas de las 5 ediciones del Cleantech Challenge, en donde los ganadores se les otorgó $130,000 pesos.

Los 4 finalistas del Cleantech Challenge México 2014 fueron:


RENNUEVA 
Reciclaje de Unicel 


 
XEIBA NUTRAINGREDIENTS
Biorefinación de productos contaminantes en aditivos nutricionales 


 AGROCONSAC
 Bioinsecticidas



HYDROLOOP
Sistema de recirculación del agua en regaderas


En el premio Banamex a la Empresa Sustentable, los finalistas fueron:




INVENTIVE POWER
Generación y use eficiente de energía




EOBIOSIS
Tratamiento de vinazas



CONCRETO ECOLÓGICO DE MÉXICO
Ecoconcreto e Hidroconcreto


Y el ganador del Cleantech Challenge México 2014 y Premio Banamex a la Empresa sustentable fue:



BIOFASE
Plásticos y resinas a partir de las semillas de aguacate



¡MUCHAS FELICIDADES!

 
Otros premios que se entregaron fueron:


Premio al Impacto social


 CASA DE VIGAS



Premio al Impacto Ambiental:



AGROCONSAC
Bioinsecticidas

 Filtros sustentables de Coahuila
Filtros domésticos para la eliminación de contaminantes

Premio a la Innovación Tecnológica:


 NEWEN
Detergente ecológico

AK INOVEX
Reciclaje de plásticos

Y finalmente el Premio Pornologa... referente a "Porque se nos dió la gana" de acuerdo a los organizadores fue para:



Cantera Ecológica en Pasta


El concurso se ha posicionado como una referencia para las empresas que buscan proyectos mas amigables con el medio ambiente y la ecoinnovación.

Esperamos el próximo año ver más proyectos.





Socio Estratégico Cleantech Challenge 2014
Soluciones para emprendedores tecnológicos


lunes, 6 de octubre de 2014

Emprendedores y Fracasos



Últimamente se habla bastante de la cutura del emprendedor en México. Es imposible no dar un vistazo a todos los beneficios de ser el  jefe y hacer lo que más nos gusta en lugar de solo ir a trabajar. Pero aún así el 40% de las PyMES desaparecen antes de los 2 años, el 80% en menos de 5 años y solo un 10% sobrevive más de 10 años.

Hablemos de fracaso

Se dice que un emprendedor al menos tuvo 3 intentos antes de crear una empresa de éxito. Esto significa que sabe fracasar y volver a empezar. Porque esta es la lección más importante que los emprendedores tienen que aprender: Aprender a fracasar, dejar ir los proyectos que no tienen futuro.

Saber cuando ya no es conveniente seguir adelante con el proyecto es completamente complicado. Primero, por el amor que se le tiene al proyecto y en donde existe cierto apego, o síndrome de Estocolmo como yo a veces le llamo, hacia la empresa, los socios y compañeros de trabajo y los bancos y las deudas.

Después porque el tiempo y recursos que se invierten se sienten más como una pérdida total que como un proceso de aprendizaje. Y es extremadamente difícil aceptar que lo que aprendimos es dejar de hacer lo que estábamos haciendo y en lo que se puso todo el esfuerzo por años.

Finalmente, porque estamos inmersos en la cultura emprendedora de éxitos en donde leemos y releemos como Bill Gates y Steve Jobs iniciaron desde abajo en una cochera y se convirtieron en las personas más importantes del siglo XXI... etc, etc, etc. ¿Así como es posible aceptar el fracaso? ¿Acaso dejo de ser emprendedor si mi empresa no funcionó como yo esperaba?

Razones del fracaso

La revista Fortune realizó una encuesta a directivos de PyMES en donde se preguntaron varias de las razones por las que una empresa no continua después de unos años. A continuación enlisto las 3 principales razones que fueron mencionadas:

La principal razón es "No existe mercado para nuestro producto". En este caso se puede caer en varios errores típicos de un emprendedor naciente. Empezando por la creencia de que conforme "avanzamos vamos aprendiendo" implica no examinar el mercado o hacer un plan de marketing. No llevar a cabo al menos una investigación básica que nos indique si realmente alguien quiere comprar el producto o si lo estamos vendiendo a las personas adecuadas puede resultar en un problema. 
Después existen los emprendedores que tienen "La siguiente solución" o piensan más adelante que los demás. No es malo pensar a futuro, sin embargo se tienen que diseñar las estrategias que permitan sostener a la empresa mientras el nuevo producto pasa por el ciclo de aceptación entre los clientes.

Por úlitmo, no se tiene claro si en efecto hay una propuesta de valor en el producto que se ofrece. Esto es común cuando nos enamoramos del proyecto, no tener clara la ventaja competitiva o pero aún, no tenerla.

La segunda razón es la falta de recursos económicos. Es común que los emprendedores soliciten apoyo primero de familiares y amigos, posteriormente de préstamos bancarios o inversionistas hasta llegar al punto de la autosostenibilidad del proyecto. Sin embargo, en la mayoría de los casos se observa que se ejerce el dinero en situaciones que podrían esperar y se deja de lado cosas que podrían ser de mayor utilidad. Llevar a cabo una buena planeación del modelo de negocio es importante pero también lo es empezar poco a poco. En palabras comúnes: tratar de ser lentos pero seguros. La urgencia por salir a la venta termina en función de nuestra capacidad de cubrir la demanda, escalar nuestras operaciones y evaluar si nuestro producto es lo que realmente buscan los consumidores.

La tercera razón se refiere a las personas con las que nos asociamos. Ser los mejores amigos resulta por un tiempo, pero ¿Qué pasa cuando se requiere tomar desiciones?. En muchos casos los socios se desaniman en los primeros meses, perdiendo interés en el proyecto. En otras ocasiones se cree que ser emprendedor es "trabajar cuando quiera", trabajando menos o simplemente convirtiendo el proyecto en un hobby al que se le dedican algunas horas a la semana. Por otro lado existen los socios que se consideran a si mismos inversionistas o asesores especializados, dejando la carga de trabajo a las otras personas y sintiendo solo que deben de presentarse durante eventos o contestar dudas. Es importante que desde un principio se busquen socios adecuados al proyecto, se establezcan reglamentos de trabajo y objetivos personales para evitar momentos desagradables y fallos en la planeación que terminen por el fracaso de la empresa.

Lo importante es fracasar y aprender

Bien se puede aplicar en este caso que es bueno fracasar solo si aprendes la lección. Se trata de no cometer los errores que se cometieron antes, de pensar dos veces antes de dar el siguiente paso y de disfrutar el proceso de la creación de una empresa para llegar a la consolidación de la misma.

Es importante que conforme avanza el proyecto se tengan indicadores que midan si en efecto se están cumpliendo con los objetivos, que es lo que se está haciendo mal y qué se hace bien para reforzarlo. Salir y preguntar a los clientes que esperan de nuestros productos, cambiar si es necesario cambiar, esperar si es necesario esperar. La función de aprender no es decir "al menos lo intenté" sino el saber con precisión que fue lo que pasó, como se trató de solucionar y como impactó a la empresa. Fracasos pequeños que dejamos de lado sin medir y sin aprender de ellos se convierten en la principal razón del cierre del proyecto.

Aprender cada día es para emprendedores.